IBONE

Cápsulas

(IBANDRONATO )

Bifosfonatos para la osteoporosis y trastornos relacionados (M5B3)

ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
COMPOSICIÓN
CONTRAINDICACIONES
EFECTO EN LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS
EFECTOS ADVERSOS
FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
INDICACIONES
INDICACIONES
INTERACCIONES
INTERACCIONES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
PRESENTACIÓN
SOBREDOSIFICACIÓN

DOSIFICACIÓN: IBONE es para administración oral. La dosis recomendada es de una cápsula de gelatina blanda de 150 mg una vez al mes. Debe tomarse preferiblemente el mismo día de cada mes. IBONE (ibandronato) debe tomarse después del ayuno nocturno (como mínimo, de 6 horas) y 1 hora antes del desayuno o de la primera bebida (distinta del agua) del día o de cualquier otro medicamento o suplemento por vía oral (incluido el calcio). Las cápsulas se deben tragar enteras con un vaso de agua (de 180 a 240 ml) sentadas o de pie. Las pacientes no se podrán acostar hasta 1 hora después tomar IBONE (ibandronato). El agua es la única bebida que se puede administrar con IBONE (ibandronato). Recuerde por favor, que ciertas aguas minerales pueden contener una alta cantidad de calcio y, por tanto, no deben utilizarse. Se debe indicar a las pacientes que, en caso de olvido de una dosis, tomen una cápsula de gelatina blanda de IBONE (ibandronato) 150 mg, la mañana siguiente al día que recuerden que olvidaron la dosis, a menos que les queden 7 días o menos para la administración de la siguiente dosis.

Después las pacientes deberán volver a tomar su dosis el mismo día del mes que iniciaron originalmente el tratamiento. Si les quedaran de 1 a 7 días para la administración de la siguiente dosis, las pacientes deberán esperar hasta la próxima dosis y entonces continuarán tomando la dosis mensual en la fecha originalmente elegida. Las pacientes no deberán tomar dos comprimidos en una misma semana. Si el aporte dietético es insuficiente, las pacientes deberían recibir suplementos de calcio y/o vitamina D.

Pacientes con insuficiencia renal: No es preciso un ajuste de dosis en pacientes con insuficiencia renal leve o moderada si el aclaramiento de creatinina es mayor o igual de 30 ml/min. No se recomienda el uso de IBONE (ibandronato) en pacientes con un aclaramiento de creatinina inferior a 30 ml/min, debido a que la experiencia clínica es limitada.

Pacientes con alteraciones de la función hepática: No se precisa ningún ajuste posológico.

Pacientes de edad avanzada: No se requiere ningún ajuste posológico.

Niños y adolescentes: No hay experiencia en niños.




COMPOSICIÓN: Cada cápsula de gelatina blanda contiene 150 mg de ácido ibandrónico (como ibandronato sódico monohidratado).




CONTRAINDICACIONES: Hipocalcemia. Hipersensibilidad al ácido ibandrónico o a alguno de los excipientes.




EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR O UTILIZAR MÁQUINAS: No se han realizado estudios sobre la capacidad de conducir y utilizar máquinas.




REACCIONES ADVERSAS

Aparato gastrointestinal: Diarrea, dolor abdominal, dispepsia, náuseas, flatulencia, gastritis, reflujo gastroesofágico, esofagitis incluyendo ulceraciones, vómito.

Sistema nervioso: Dolor de cabeza, mareos.

Trastornos generales: Fatiga.

Sistema musculoesquelético: Artralgia, mialgia, calambres musculares, rigidez muscular.

Trastornos de la piel: Rash cutáneo.

Nota: Se han notificado casos de síntomas seudogripales de carácter transitorio típicamente relacionados con la primera dosis de IBONE (ibandronato) 150 mg, dosis mensual. Estos síntomas fueron generalmente de duración corta, de intensidad leve o moderada y remitieron sin requerir medidas adicionales tras la continuación del tratamiento. El síndrome seudogripal incluye todos los acontecimientos producidos durante la fase aguda de la reacción y síntomas como mialgia, artralgia, fiebre, escalofríos, fatiga, náuseas, pérdida del apetito o dolor óseo.




FARMACOLOGÍA

Propiedades farmacodinámicas

Grupo farmacoterapéutico: Bisfosfonatos.




INDICACIONES: IBONE (ibandronato) está indicado para el tratamiento de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas para reducir el riesgo de fracturas vertebrales.

MECANISMO DE ACCIÓN: El ácido ibandrónico es un bisfosfonato muy potente que pertenece al grupo de bisfosfonatos nitrogenados; actúa de forma selectiva sobre el tejido óseo y, en concreto, inhibe la actividad osteoclástica sin influir directamente en la formación de tejido óseo. El ácido ibandrónico conduce a un aumento neto progresivo de la masa ósea y reduce la incidencia de fracturas de las mujeres posmenopáusicas hasta los valores previos a la menopausia, gracias a la disminución del recambio óseo elevado.

Efectos farmacodinámicos: El ácido ibandrónico produce una inhibición de la resorción ósea, con lo que aumenta la masa ósea normal. En los modelos con animales se ha confirmado que el ácido ibandrónico es un inhibidor muy potente de la actividad osteoclástica. No se han detectado indicios de mineralización anómala en las crías de rata, ni siquiera después de administrar dosis más de 5.000 veces superiores a las utilizadas en la osteoporosis.

La administración diaria y la administración mensual a ratas, perros y monos se asoció con la formación de hueso nuevo de calidad normal, que conservaba o aumentaba su fuerza mecánica, incluso en dosis altas (dosis que se hallaban dentro del intervalo tóxico). En humanos, la eficacia de la administración diaria y de la intermitente con un intervalo libre de dosis de ácido ibandrónico entre 9 y 10 semanas, ha sido confirmada en ensayos clínicos, donde IBONE (ibandronato) demostró tener eficacia antifractura.

En modelos animales, el ácido ibandrónico ocasionó la inhibición de la resorción ósea, demostrada por la supresión de los marcadores bioquímicos, tales como los telopéptidos derivados del colágeno.

Propiedades farmacocinéticas: Los efectos farmacológicos fundamentales del ácido ibandrónico sobre el hueso no guardan una relación directa con las concentraciones plasmáticas reales, como se ha demostrado en diversos estudios con animales y seres humanos.

Absorción: El ácido ibandrónico se absorbe inmediatamente en la parte alta del tubo digestivo después de su administración. Las concentraciones plasmáticas máximas se observaron al cabo de 0,5 a 2 horas (mediana de 1 hora) en ayunas y la biodisponibilidad absoluta llegó al 0,6%. El grado de absorción se altera cuando se toma junto con alimentos o bebidas (que no sean agua corriente). La biodisponibilidad disminuye casi en un 90% si IBONE (ibandronato) se administra con un desayuno habitual y no en ayunas. La biodisponibilidad apenas disminuye si el ácido ibandrónico se toma 60 minutos antes del desayuno.

Tanto la biodisponibilidad como el incremento de la DMO disminuyen si el desayuno o las bebidas se ingieren menos de 60 minutos después de tomar IBONE (ibandronato).

Distribución: El ácido ibandrónico se une rápidamente al hueso o se excreta en la orina. La unión a las proteínas del plasma humano es aproximadamente un 85-87%, por lo que la posibilidad de interacción medicamentosa por desplazamiento es mínima.

Metabolismo: No hay pruebas de que el ácido ibandrónico se metabolice en los animales o en la especie humana.

Eliminación: La fracción absorbida del ácido ibandrónico desaparece de la circulación a través de la absorción ósea (40-50% en mujeres posmenopáusicas) y el resto se elimina inalterado por los riñones. La fracción no absorbida del ácido ibandrónico se excreta de forma intacta con las heces.

Pacientes con alteraciones de la función hepática: No hay datos farmacocinéticos sobre el ácido ibandrónico en casos de alteración hepática.

El hígado no desempeña ningún papel importante para la depuración del ácido ibandrónico, que no se metaboliza sino que se elimina mediante excreción renal y captación ósea. Por consiguiente, no es necesario ajustar la posología de las pacientes con alteraciones hepáticas.

Niños y adolescentes: No se dispone de datos sobre el uso de IBONE (ibandronato) por estos grupos de edad.

Datos preclínicos sobre seguridad

Mutagénesis/carcinogénesis: No se hallaron indicios de poder cancerígeno. Los ensayos de genotoxicidad tampoco revelaron pruebas de la actividad genética del ácido ibandrónico.

Toxicidad sobre la función reproductora: No se encontraron pruebas de ningún efecto fetotóxico o teratógeno directo del ácido ibandrónico.




INDICACIONES: IBONE (ibandronato) está indicado para el tratamiento de la osteoporosis en mujeres posmenopáusicas para reducir el riesgo de fracturas vertebrales.

MECANISMO DE ACCIÓN: El ácido ibandrónico es un bisfosfonato muy potente que pertenece al grupo de bisfosfonatos nitrogenados; actúa de forma selectiva sobre el tejido óseo y, en concreto, inhibe la actividad osteoclástica sin influir directamente en la formación de tejido óseo. El ácido ibandrónico conduce a un aumento neto progresivo de la masa ósea y reduce la incidencia de fracturas de las mujeres posmenopáusicas hasta los valores previos a la menopausia, gracias a la disminución del recambio óseo elevado.

Efectos farmacodinámicos: El ácido ibandrónico produce una inhibición de la resorción ósea, con lo que aumenta la masa ósea normal. En los modelos con animales se ha confirmado que el ácido ibandrónico es un inhibidor muy potente de la actividad osteoclástica. No se han detectado indicios de mineralización anómala en las crías de rata, ni siquiera después de administrar dosis más de 5.000 veces superiores a las utilizadas en la osteoporosis.

La administración diaria y la administración mensual a ratas, perros y monos se asoció con la formación de hueso nuevo de calidad normal, que conservaba o aumentaba su fuerza mecánica, incluso en dosis altas (dosis que se hallaban dentro del intervalo tóxico). En humanos, la eficacia de la administración diaria y de la intermitente con un intervalo libre de dosis de ácido ibandrónico entre 9 y 10 semanas, ha sido confirmada en ensayos clínicos, donde IBONE (ibandronato) demostró tener eficacia antifractura.

En modelos animales, el ácido ibandrónico ocasionó la inhibición de la resorción ósea, demostrada por la supresión de los marcadores bioquímicos, tales como los telopéptidos derivados del colágeno.

Propiedades farmacocinéticas: Los efectos farmacológicos fundamentales del ácido ibandrónico sobre el hueso no guardan una relación directa con las concentraciones plasmáticas reales, como se ha demostrado en diversos estudios con animales y seres humanos.

Absorción: El ácido ibandrónico se absorbe inmediatamente en la parte alta del tubo digestivo después de su administración. Las concentraciones plasmáticas máximas se observaron al cabo de 0,5 a 2 horas (mediana de 1 hora) en ayunas y la biodisponibilidad absoluta llegó al 0,6%. El grado de absorción se altera cuando se toma junto con alimentos o bebidas (que no sean agua corriente). La biodisponibilidad disminuye casi en un 90% si IBONE (ibandronato) se administra con un desayuno habitual y no en ayunas. La biodisponibilidad apenas disminuye si el ácido ibandrónico se toma 60 minutos antes del desayuno.

Tanto la biodisponibilidad como el incremento de la DMO disminuyen si el desayuno o las bebidas se ingieren menos de 60 minutos después de tomar IBONE (ibandronato).

Distribución: El ácido ibandrónico se une rápidamente al hueso o se excreta en la orina. La unión a las proteínas del plasma humano es aproximadamente un 85-87%, por lo que la posibilidad de interacción medicamentosa por desplazamiento es mínima.

Metabolismo: No hay pruebas de que el ácido ibandrónico se metabolice en los animales o en la especie humana.

Eliminación: La fracción absorbida del ácido ibandrónico desaparece de la circulación a través de la absorción ósea (40-50% en mujeres posmenopáusicas) y el resto se elimina inalterado por los riñones. La fracción no absorbida del ácido ibandrónico se excreta de forma intacta con las heces.

Pacientes con alteraciones de la función hepática: No hay datos farmacocinéticos sobre el ácido ibandrónico en casos de alteración hepática.

El hígado no desempeña ningún papel importante para la depuración del ácido ibandrónico, que no se metaboliza sino que se elimina mediante excreción renal y captación ósea. Por consiguiente, no es necesario ajustar la posología de las pacientes con alteraciones hepáticas.

Niños y adolescentes: No se dispone de datos sobre el uso de IBONE (ibandronato) por estos grupos de edad.

Datos preclínicos sobre seguridad

Mutagénesis/carcinogénesis: No se hallaron indicios de poder cancerígeno. Los ensayos de genotoxicidad tampoco revelaron pruebas de la actividad genética del ácido ibandrónico.

Toxicidad sobre la función reproductora: No se encontraron pruebas de ningún efecto fetotóxico o teratógeno directo del ácido ibandrónico.




INTERACCIONES: La biodisponibilidad oral del ácido ibandrónico disminuye en general con la ingesta de alimentos. En concreto, los productos que contienen calcio y otros cationes multivalentes (como aluminio, magnesio y hierro), incluida la leche, pueden interferir en la absorción de IBONE (ibandronato), como se ha demostrado en los estudios con animales. Así pues, se recomienda ayuno nocturno (como mínimo, de 6 horas) antes de tomar IBONE (ibandronato) y su mantenimiento durante una hora después.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS: es muy probable que los suplementos de calcio, los antiácidos y otros medicamentos para administración oral que contienen cationes multivalentes (como aluminio, magnesio y hierro) dificulten la absorción de IBONE (ibandronato). Por eso, las pacientes no podrán tomar ningún otro medicamento por vía oral desde, por lo menos, 6 horas antes hasta 1 hora después de administrar IBONE (ibandronato).

En los estudios de interacción farmacocinética con mujeres posmenopáusicas se ha demostrado la ausencia de interacciones con el tamoxifeno o con la terapia hormonal sustitutiva (estrógenos). La unión a proteínas plasmáticas es aproximadamente de un 85-87% (determinado in vitro en concentraciones terapéuticas de medicamento), y por lo tanto a concentraciones terapéuticas hay una baja probabilidad de interacciones medicamentosas debidas a un desplazamiento. El ácido ibandrónico se excreta sólo por vía renal y no se biotransforma. La vía secretora no incluye, en principio, ningún sistema de transporte que intervenga en la eliminación de otros principios activos.

Embarazo y lactancia: No existen datos suficientes acerca del uso del ácido ibandrónico por las mujeres embarazadas. Los estudios con ratas han revelado cierta toxicidad sobre la función reproductora. Se ignora el posible riesgo para la especie humana. No se debe utilizar IBONE (ibandronato) durante el embarazo. Se desconoce si el ácido ibandrónico se excreta con la leche humana.

Se desaconseja el uso de IBONE (ibandronato) durante la lactancia.




INTERACCIONES: La biodisponibilidad oral del ácido ibandrónico disminuye en general con la ingesta de alimentos. En concreto, los productos que contienen calcio y otros cationes multivalentes (como aluminio, magnesio y hierro), incluida la leche, pueden interferir en la absorción de IBONE (ibandronato), como se ha demostrado en los estudios con animales. Así pues, se recomienda ayuno nocturno (como mínimo, de 6 horas) antes de tomar IBONE (ibandronato) y su mantenimiento durante una hora después.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS: es muy probable que los suplementos de calcio, los antiácidos y otros medicamentos para administración oral que contienen cationes multivalentes (como aluminio, magnesio y hierro) dificulten la absorción de IBONE (ibandronato). Por eso, las pacientes no podrán tomar ningún otro medicamento por vía oral desde, por lo menos, 6 horas antes hasta 1 hora después de administrar IBONE (ibandronato).

En los estudios de interacción farmacocinética con mujeres posmenopáusicas se ha demostrado la ausencia de interacciones con el tamoxifeno o con la terapia hormonal sustitutiva (estrógenos). La unión a proteínas plasmáticas es aproximadamente de un 85-87% (determinado in vitro en concentraciones terapéuticas de medicamento), y por lo tanto a concentraciones terapéuticas hay una baja probabilidad de interacciones medicamentosas debidas a un desplazamiento. El ácido ibandrónico se excreta sólo por vía renal y no se biotransforma. La vía secretora no incluye, en principio, ningún sistema de transporte que intervenga en la eliminación de otros principios activos.

Embarazo y lactancia: No existen datos suficientes acerca del uso del ácido ibandrónico por las mujeres embarazadas. Los estudios con ratas han revelado cierta toxicidad sobre la función reproductora. Se ignora el posible riesgo para la especie humana. No se debe utilizar IBONE (ibandronato) durante el embarazo. Se desconoce si el ácido ibandrónico se excreta con la leche humana.

Se desaconseja el uso de IBONE (ibandronato) durante la lactancia.




ADVERTENCIAS: Antes de iniciar el tratamiento con IBONE (ibandronato), hay que corregir la hipocalcemia, así como otros trastornos del metabolismo óseo y mineral. El aporte suficiente de calcio y vitamina D es esencial para todas las pacientes. Los bisfosfonatos se han asociado con disfagia, esofagitis y úlceras esofágicas o gástricas. Por lo tanto las pacientes, sobre todo aquellas con antecedentes de prolongación del tránsito esofágico, habrán de prestar especial atención y cumplir las instrucciones posológicas que se incluyen en el producto. Los médicos han de estar atentos a los signos o síntomas que indiquen una posible reacción esofágica durante el tratamiento; las pacientes deben ser instruidas para interrumpir el tratamiento con IBONE (ibandronato) y acudirán al médico si aparecen síntomas de irritación esofágica del tipo de disfagia reciente o progresiva, dolor con la deglución, dolor retroesternal o ardor de estómago. Como los AINE y los bisfosfonatos se asocian, ambos, con irritación gastrointestinal, se recomienda tener precaución cuando se administren concomitantemente.




PRESENTACIÓN: Envase con cápsula de gelatina blanda de 150 mg (Reg. San. No. INVIMA 2006 M-0006326).




SOBREDOSIFICACIÓN: No se dispone de información concreta sobre el tratamiento de la sobredosis de IBONE (ibandronato). No obstante, según los datos conocidos sobre este grupo terapéutico, la sobredosis por vía oral puede ocasionar complicaciones de la parte alta del tubo digestivo (dolor de estómago, dispepsia, esofagitis, gastritis o úlceras) o hipocalcemia. Se debe administrar leche o antiácidos que se fijen a IBONE (ibandronato) y aplicar un tratamiento sintomático de las posibles reacciones adversas. Dado el riesgo de irritación esofágica, no conviene inducir el vómito y la paciente deberá permanecer totalmente erguida.