IVERGOT

Gotas

(IVERMECTINA )

Antihelmínticos excluyendo esquistosomicidas (P1B) Ectoparasiticidas incluyendo escabicidas (P3A)

ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
COMPOSICIÓN
CONTRAINDICACIONES
INDICACIONES
PRESENTACIÓN
PROPIEDADES FARMACÉUTICAS

VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Oral.

ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA: Dosis única de 1 gota por kg de peso en adultos y niños mayores de 15 kg.




VÍA DE ADMINISTRACIÓN: Oral.

ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA: Dosis única de 1 gota por kg de peso en adultos y niños mayores de 15 kg.




COMPOSICIÓN: Cada 1 mL de IVERGOT® contiene ivermectina 6 mg.




CONTRAINDICACIONES Y ADVERTENCIAS: Hipersensibilidad al medicamento, embarazo y lactancia.

Hepatopatías




INDICACIONES: IVERGOT® es un antihelmíntico que se emplea en el tratamiento de la oncocercosis y otras infecciones por nemátodos. También es activo y efectivo por vía tópica frente a ectoparásitos como los piojos y recientemente se ha demostrado su efectividad por vía oral en el tratamiento de la sarna. Es muy activo contra la amplia variedad de parásitos que afectan a los animales y al hombre. Incluyendo nemátodos, ácaros e insectos, en los que inhibe el neurotransmisor del ácido gamaaminobutírico provocando parálisis flácida.




PRESENTACIÓN: Frasco por 5 mL (Reg. San. INVIMA No. 2004 M-0003579).




PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS: La ivermectina posee una estructura química similar a los antibióticos macrólidos. Que no presenta actividad bacteriana pero si excelentes propiedades antihelmínticas.

Hasta la fecha se ha utilizado con resultados altamente satisfactorios en el control de la oncocercosis y otras filariasis en los seres humanos.

IVERGOT® actúa en los parásitos, estimulando la liberación del neurotransmisor ácido gammaaminobutírico (GABA), el cual es un inhibidor de la transmisión nerviosa; al estimular la liberación del GABA y su fijación a un receptor específico en la membrana postsináptica de una membrana motora excitatoria de los nemátodos o en la célula muscular de los artrópodos, se incrementa (o hiperpolariza) el potencial eléctrico normal en reposo de la células postsinápticas, haciendo más difícil la transmisión de estímulos hacia los músculos, los cuales no se contraen llevando a la parálisis del parásito e incluso a la muerte. Los tremátodos (fasciolas) y los céstodos (tenias) no son sensibles por no requerir al GABA como neurotransmisor.