MEDROL

Tabletas

(METILPREDNISOLONA )

Corticosteroides orales solos (H2A2)

MEDROL-Tabletas.png
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
COMPOSICIÓN
CONTRAINDICACIONES
EFECTO EN LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS
EFECTOS ADVERSOS
EMBARAZO Y LACTANCIA
FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
HALLAZGOS DE LABORATORIO CLÍNICO
INDICACIONES
INTERACCIONES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
PRESENTACIÓN
PROPIEDADES FARMACÉUTICAS
SOBREDOSIFICACIÓN

POSOLOGÍA Y MÉTODO DE ADMINISTRACIÓN La dosificación inicial de metilprednisolona tabletas puede variar dependiendo de la condición patológica específica a ser tratada. En situaciones de menor severidad, generalmente serán suficientes dosis inferiores, si bien en ciertos pacientes podrán requerirse dosis iniciales superiores. Entre las situaciones clínicas en las cuales la terapia a dosis altas puede resultar indicada se incluyen la esclerosis múltiple (200 mg/día), edema cerebral (200-1000 mg/día), y el trasplante de órganos (hasta 7 mg/kg/día). Si después de un periodo razonable de tiempo se observa la ausencia de una respuesta clínica satisfactoria, se deberá descontinuar las tabletas de metilprednisolona y el paciente se deberá cambiar a otra terapia apropiada. Si se suspende la droga después de seguir un tratamiento de largo plazo, se recomienda efectuar dicho retiro gradualmente y no abruptamente.

Una vez se observe una respuesta favorable, se deberá determinar la adecuada dosificación de mantenimiento mediante la reducción de la dosificación inicial del fármaco en pequeños decrementos y a apropiados intervalos de tiempo hasta que se obtenga la dosificación más baja a la cual se mantiene una adecuada respuesta clínica. Se deberá tener en cuenta la necesidad de un monitoreo constante con respecto a la dosificación del fármaco. Entre las situaciones que pueden ameritar la ejecución de ajustes de la dosificación se encuentran los cambios en el estatus clínico secundarios a remisiones o exacerbaciones en el progreso de la enfermedad, la capacidad de respuesta al fármaco que exhiba cada individuo, y el efecto de la exposición del paciente a situaciones estresantes no directamente relacionadas con la enfermedad bajo tratamiento; en esta última situación, puede ser necesario incrementar la dosificación de metilprednisolona tabletas durante un periodo de tiempo consistente con la condición del paciente.

Se deberá hacer énfasis en que los requerimientos de dosificación son variables y se deberán individualizar con base en la enfermedad objeto de tratamiento y la respuesta observada en el paciente.

Terapia día de por medio (TDM): La terapia alterna es un régimen de dosificación de corticosteroides en el cual se duplica la dosis diaria usual de corticosteroide y se administra cada día de por medio. El propósito de esta modalidad de terapia es proporcionar al paciente que requiera un tratamiento de largo plazo -usando dosis farmacológicas- los efectos benéficos de los corticoides pero minimizando a la vez ciertos efectos indeseables, incluyendo la supresión del eje pituitaria-adrenal, el estado cushingoide, los síntomas de retiro de corticoides, y la supresión del crecimiento en niños.




COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA Cada TABLETA de metilprednisolona contiene 4 mg y 16 mg de metilprednisolona.




CONTRAINDICACIONES

Las tabletas de metilprednisolona están contraindicadas en los pacientes que tienen:

MEDROL® 4 mg tabletas: Úlcera péptica, infecciones fungosas sistémicas, osteoporosis graves, psicosis o antecedentes de las mismas.

MEDROL® 16 mg tabletas: Infecciones fungosas sistémicas, úlcera gástrica, osteoporosis, pacientes psicóticos en estados de agitación, pacientes diabéticos, tuberculosis localizada, insuficiencia cardiaca, hipertensión arterial, deficiencia crónica renal y uremia.




EFECTOS EN LA HABILIDAD PARA EL MANEJO Y USO DE MAQUINARIAS: No se ha evaluado el efecto de los corticosteroides sobre la habilidad para manejar o usar maquinaria. No hay evidencia que sugiera que los corticosteroides puedan afectar la habilidad para manejar o usar máquinas. No se preveen efectos de deterioro de los corticosteroides sobre el manejo o la operación de maquinaria.




EFECTOS NO DESEADOS

Infecciones e infestaciones: Infección, infección oportunista.

Trastornos del sistema inmune: Hipersensibilidad al fármaco (incluyendo reacción anafiláctica y reacción anafilactoide), supresión de reacciones a pruebas de la piel.

Trastornos endocrinos: Cushingoide, hipopituarismo.

Trastornos del metabolismo y la nutrición: Alcalosis hipocalémica, retención de fluidos, deterioro de tolerancia a la glucosa, incremento del apetito (que puede resultar en aumento del peso), incremento de los requerimientos para insulina o agentes hipoglicémicos orales en diabéticos, acidosis metabólica, retención de sodio.

Trastornos psiquiátricos: Comportamiento anormal, trastorno afectivo (incluyendo labilidad afectiva, estado de ánimo depresivo, eufórico, dependencia psicológica, ideación suicida), ansiedad, estado de confusión, insomnio, irritabilidad, trastorno mental, cambios de humor, cambio de personalidad, comportamiento psicótico, trastorno psíquico, (incluyendo manía, engaño, alucinación y esquizofrenia [agravamiento de]).

Trastornos del sistema nervioso: Amnesia, trastorno cognitivo, convulsiones, mareos, dolor de cabeza, incremento de la presión intracraneal (con Papiloedema [hipertensión intracraneal benigna]).

Trastornos oculares: Catarata sub-capsular, exoftalmos, glaucoma.

Trastornos del oído y del laberinto: Vértigo.

Trastornos cardiacos: Insuficiencia cardiaca congestiva (en pacientes susceptibles).

Trastornos vasculares: Hipertensión, hipotensión.

Trastornos respiratorios, toráxicos y del mediastino: Hipo.

Trastornos gastrointestinales: Distensión abdominal, dolor abdominal, diarrea, dispepsia, hemorragia gástrica, perforación intestinal, náusea, esofagitis, esofagitis ulcerativa, pancreatitis, úlcera péptica (con posible perforación de la úlcera péptica y hemorragia por úlcera péptica) perforación del intestino.

Trastornos cutáneos y del tejido subcutáneo: Acné, angioedema, equimosis, eritema, hirsutismo, hiperhidrosis, petequia, prurito, rash, atrofia de la piel, estrías de la piel, urticaria.

Trastornos músculo esqueléticos y del tejido conectivo: Artralgia, retardo en el crecimiento, atrofia muscular, debilidad muscular, mialgia, miopatía, artropatía neuropática, osteonecrosis, osteoporosis, fractura patológica.

Trastornos del sistema reproductivo y mamario: Menstruación irregular.

Trastornos generales y condiciones en el lugar de administración: Fatiga, deterioro en la curación de las heridas, malestar.

Puede ocurrir un “síndrome de retiro” esteroideo, aparentemente no relacionado con la insuficiencia adrenocortical, después del retiro abrupto de glucocorticoides.

Este síndrome incluye síntomas como: Anorexia, náusea, vómito, letargo, dolor de cabeza, fiebre, dolor en articulaciones, descamación, mialgia, pérdida de peso y/o hipotensión. Se cree que estos efectos se deben a un cambio súbito en la concentración de glucocorticoides más que a los niveles más bajos de corticosteroides.

Investigaciones: Incremento de alanina aminotransferasa, incremento de aspartato aminotransferasa e incremento de fosfatasa alcalina en la sangre, disminución de potasio en sangre, disminución de la tolerancia a carbohidratos, incremento de la presión intraocular, incremento de calcio en la orina.

Lesión, envenenamiento y complicaciones de procedimiento: Fractura en la compresión espinal, ruptura del tendón (particularmente del tendón de Aquiles).




EMBARAZO Y LACTANCIA

Embarazo: Algunos estudios realizados en animales han revelado que los corticosteroides, administrados a altas dosis en las madres, pueden causar malformaciones fetales. Sin embargo, los corticosteroides no parecen causar anomalías congénitas cuando se administran a mujeres embarazadas.

A pesar de los hallazgos en animales, parece que la posibilidad de daño fetal es remota, si el fármaco se usa durante el embarazo. No se han realizado estudios apropiados de reproducción humana con corticosteroides. Debido a que no existen evidencias suficientes sobre la seguridad del fármaco durante el embarazo, este fármaco se deberá usar durante el embarazo únicamente si es claramente necesario.

Algunos corticosteroides cruzan con facilidad la placenta. Un estudio retrospectivo encontró incremento de la incidencia de bajos pesos al nacer en infantes de madres que recibieron corticosteroides. Aunque la insuficiencia adrenal neonatal parece ser rara en infantes que fueron expuestos en útero a corticosteroides, los que se expusieron en madres que recibieron dosis sustanciales de corticosteroides durante el embarazo deben ser observados y evaluados con cuidado por signos de insuficiencia adrenal.

No hay efectos conocidos de corticosteroides durante el parto.

El uso de este fármaco en el embarazo, madres lactantes o en mujeres con posibilidad de quedar embarazadas requiere que los beneficios del fármaco sean cuidadosamente sopesados frente al riesgo potencial para la madre y embrión o feto.

Lactancia: Los corticosteroides son excretados en la leche materna. Los corticosteroides distribuidos en la leche materna pueden suprimir el crecimiento e interferir con la producción de glucocorticoide endógeno en infantes lactantes. Ya que no se han realizado los estudios adecuados de reproducción en humanos con glucocorticoides, estos fármacos se deben administrar a madres lactantes solo si los beneficios de la terapia sobrepasan los riesgos potenciales para el infante.




PROPIEDADES FARMACODINÁMICAS: La metilprednisolona es un potente anti-inflamatorio esteroideo. Tiene mayor potencia anti-inflamatoria que la prednisolona y menos tendencia que esta última a inducir retención de sodio y agua. La potencia relativa de la metilprednisolona frente a hidrocortisona es al menos cuatro a una.




DATOS CLÍNICOS DE SEGURIDAD: Las bases de datos no clínicas, en combinación con evidencia de seguridad recogida durante los años de experiencia clínica y vigilancia post-comercialización, sustenta la seguridad de las tabletas de metilprednisolona como un potente agente anti-inflamatorio en trastornos inflamatorios a corto plazo.




INDICACIONES TERAPÉUTICAS: Terapia corticosteroide.




INTERACCIONES CON OTROS PRODUCTOS MEDICINALES Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN: La metilprednisolona es un sustrato (CYP) de la enzima del citocromo P450 y se metaboliza principalmente por la enzima CYP3A4. La CYP3A4 es la enzima dominante de la subfamilia CYP más abundante en el hígado de los humanos adultos. Ésta cataliza la 6ß-hidroxilación de esteroides, el paso metabólico de Fase I esencial para los corticosteroides endógenos y sintéticos. Muchos otros compuestos son también sustratos de CYP3A4, algunos de los cuales (así como otros medicamentos) han demostrado alterar el metabolismo de los glucocorticosteroides por inducción (aumento) o inhibición de la enzima CYP3A4.

Inhibidores de CYP3A4: Los medicamentos que inhiben la actividad de CYP3A4 generalmente disminuyen la depuración hepática y aumentan la concentración plasmática de los medicamentos sustrato de CYP3A4, como p. ej., la metilprednisolona. En presencia de un inhibidor de CYP3A4, podría requerirse la titulación de la dosis de metilprednisolona para evitar toxicidad por esteroides.

Inductores de CYP3A4: Los medicamentos que inducen la actividad de CYP3A4 generalmente aumentan la depuración hepática, produciendo la disminución de la concentración plasmática de los medicamentos que son sustratos de CYP3A4. La coadministración puede requerir aumento en la dosis de metilprednisolona para lograr el resultado deseado.

Sustratos de CYP3A4: En presencia de otro sustrato de CYP3A4, la depuración hepática de metilprednisolona podría inhibirse o inducirse, lo que hace necesarios ajustes correspondientes de la dosis. Es posible que los eventos adversos asociados con la utilización del medicamento sólo ocurran con mayor probabilidad que con la coadministración.

Efectos no mediados por CYP3A4: Otras interacciones y efectos que pueden ocurrir con metilprednisolona se describen en la Tabla 1.

La Tabla 1 proporciona una lista y descripciones de las interacciones medicamentosas o efectos más comunes y/o clínicamente importantes con metilprednisolona.

Tabla 1.
Interacciones/efectos medicamentosos o con otras sustancias importantes con metilprednisolona

Clase o tipo de medicamento
Medicamento o sustancia

Interacción/efecto

Antibiótico, antituberculoso

• Rifampin

Inductor de CYP3A4

Anticoagulantes (orales)

El efecto de metilprednisolona sobre los anticoagulantes orales varía. Existen informes de disminución así como de mejora de los efectos de los anticoagulantes cuando se suministran concurrentemente con corticosteroides. Por lo tanto, se deben controlar los índices de coagulación para mantener los efectos anticoagulantes deseados.

Anticonvulsivos

• Carbamazepina

Inductor (y sustrato) de CYP3A4

Anticonvulsivos

• Fenobarbital

• Fenitoína

Inductores de CYP3A4

Anticolinérgicos

Bloqueadores neuromusculares

Los corticosteroides pueden afectar el efecto de los anticolinérgicos.

1. Se ha reportado miopatía aguda con la utilización concomitante de altas dosis de corticosteroides y anticolinérgicos p. ej., bloqueadores neuromusculares (ver Advertencias y Precauciones, Musculoesquelético).

2. En pacientes que toman corticosteroides se ha reportado antagonismo para los efectos bloqueadores neuromusculares de pancuronio y vecuronio. Se espera esta interacción con todos los bloqueadores neuromusculares competitivos.

Antieméticos

• Aprepitant

• Fosaprepitant

Inhibidores (y sustratos) de CYP3A4

Antifúngicos

• Itraconazol

• Ketoconazol

Inhibidores (y sustratos) de CYP3A4

Bloqueadotes de los canales del calcio

• Diltiazem

Inhibidor (y sustrato) de CYP3A4

Anticonceptivos (orales)

• Etinilestradiol/noretindrona

Inhibidor (y sustrato) de CYP3A4

Jugo de toronja

Inhibidor de CYP3A4

Inmunosupresor

Ciclosporina

Inhibidor (y sustrato) de CYP3A4

1. Con la utilización concurrente de ciclosporina y metilprednisolona se presenta inhibición mutua del metabolismo, que puede aumentar las concentraciones plasmáticas de alguno o ambos medicamentos. Por lo tanto, es posible que los eventos adversos asociados con la utilización de alguno de los medicamentos ocurran con mayor probabilidad durante la coadministración.

2. Se han reportado convulsiones con la utilización concurrente de metilprednisolona y ciclosporina.

Inmunosupresor

• Ciclofosfamida

• Tacrolimus

Sustratos de CYP3A4

Antibacteriano macrólido

• Claritromicina

• Eritromicina

Inhibidores (y sustratos) de CYP3A4

Antibacteriano macrólido

• Troleandomicina

Inhibidor de CYP3A4

MANE (medicamentos antiinflamatorios no esteroides)

• Altas dosis de Aspirina (ácido acetilsalicílico)

1. Se puede aumentar la incidencia de sangrado gastrointestinal y ulceración cuando los corticosteroides se administran con MANE.

2. La metilprednisolona puede aumentar la depuración de altas dosis de aspirina. Esto disminuye los niveles séricos de salicilato que podrían llevar a un aumento del riesgo de toxicidad por salicilato cuando se suspenda la metilprednisolona.

Antivirales

Inhibidores de la proteasa del VIH

Inhibidores (y sustratos) de CYP3A4

1. Los inhibidores de la proteasa, como p. ej., indinavir y ritonavir pueden aumentar las concentraciones plasmáticas de corticosteroides.

2. Los corticosteroides pueden inducir el metabolismo de los inhibidores de la proteasa del VIH produciendo reducción en las concentraciones plasmáticas.




ADVERTENCIAS ESPECIALES Y PRECAUCIONES DE USO

MEDROL® 4 mg tabletas: Adminístrese con precaución en pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva grave, diabetes mellitus, hipertensión arterial, tuberculosis activa a menos que se utilicen drogas quimioterápicas.

Efectos de inmunosupresión/incremento de susceptibilidad a infecciones: Los corticosteroides pueden incrementar la susceptibilidad a infecciones, pueden esconder algunos signos de infección y pueden aparecer nuevas infecciones durante su uso. Puede haber disminución en la resistencia e incapacidad de ubicar la infección cuando se usan corticosteroides. Las infecciones con cualquier patógeno incluyendo viral, bacteriana, fúngica, por protozoo o infecciones de organismos helmínticos, en cualquier parte del cuerpo, puede estar asociado al uso de corticosteroides solos o en combinación con otros agentes inmunosupresivos que afecten la inmunidad celular, inmunidad humoral o la función neutrófila. Estas infecciones pueden ser leves, pero pueden ser severas y a veces fatales. Con el incremento de las dosis de corticosteroides, aumenta la tasa de ocurrencia de complicaciones infecciosas.

Las personas que toman fármacos que suprimen el sistema inmune son más susceptibles a infecciones que las personas sanas. La varicela y el sarampión, p. ej., pueden tener un curso serio o incluso fatal en niños o adultos no inmunes con corticosteroides.

De forma similar, los corticosteroides se deben usar con mucho cuidado en pacientes con infecciones de parásitos conocida o sospechosa tales como infestación Strongiloides (filiforme). En estos pacientes, la inmunosupresión inducida por corticosteroides puede llevar a hiperinfección strongiloides y diseminación con migración larval generalizada, acompañada frecuentemente por enterocolitis severa y septicemia gramnegativa potencialmente fatal.

El rol de los corticosteroides en shock séptico ha sido controversial, con estudios iniciales reportando efectos benéficos y perjudiciales. Más recientemente, se ha sugerido que los suplementos de corticosteroides son benéficos en pacientes con shock séptico que muestran insuficiencia adrenal. Sin embargo, no se recomienda su uso rutinario en shock séptico y una revisión sistemática concluyó que altas dosis de corticosteroides a corto plazo no sustentaron su uso. Sin embargo, el meta-análisis y una revisión sugieren que plazos más prolongados (5-11 días) de dosis bajas de corticosteroides podría reducir la mortalidad, especialmente en aquellos con shock séptico dependiente de vasopresores.

La administración de vacunas vivas o vivas atenuadas está contraindicada en pacientes que reciben dosis inmunosupresivas de corticosteroides. Se pueden administrar vacunas muertas o inactivadas en pacientes que reciben dosis inmunosupresivas de corticosteroides; sin embargo, la respuesta a estas vacunas puede ser disminuida. Los procedimientos de inmunización indicados se pueden realizar en pacientes que reciben dosis no-inmunosupresiva de corticosteroides.

El uso de corticosteroides en tuberculosis activa debe ser restringido en casos de tuberculosis fulminante o generalizada donde el corticosteroide es usado para el manejo de la enfermedad junto con un régimen anti-tuberculoso apropiado. Si se indicaron corticosteroides en pacientes con tuberculosis latente o reactividad de tuberculina, es necesaria su observación cercana ya que puede ocurrir reactivación de la enfermedad. Durante la terapia corticosteroide prolongada, estos pacientes deben recibir quimioprofilaxis.

Se ha reportado que ocurre sarcoma de Kaposi en pacientes que reciben terapia corticosteroide. La descontinuación de corticosteroides puede resultar en remisión clínica.

Sistema sanguíneo y linfático: La aspirina y agentes anti-inflamatorios no esteroideos se deben emplear con precaución junto con corticosteroides.

Sistema inmune: Pueden ocurrir reacciones alérgicas (p. ej., angioedema).

Endocrino: Las dosis farmacológicas de corticosteroides administradas por periodos prolongados pueden resultar en supresión hipotalámica-pituitaria-adrenal (HPA) (insuficiencia adrenocortical secundaria). El grado y duración de insuficiencia adrenocortical producida es variable entre pacientes y depende de la dosis, frecuencia, tiempo de administración y duración de terapia glucocorticoide. Este efecto puede ser minimizado por el uso de la terapia en días alternos. (Ver Posología y método de administración, Terapia de día alterno).

Adicionalmente, puede ocurrir insuficiencia adrenal aguda que lleve a resultado fatal si se retiran los glucocorticoides abruptamente.

La insuficiencia adrenocortical inducida por la droga puede ser minimizada por la reducción gradual de la dosis. Este tipo de insuficiencia relativa puede persistir por meses después de la descontinuación de terapia; por lo tanto en cualquier situación de estrés que ocurra durante ese periodo, la terapia hormonal debe ser restituida. Debido a que la secreción mineralcorticoide puede deteriorarse, se debe administrar concurrentemente sal y/o un mineralcorticoide.

Debido a que los glucocorticoides pueden producir o agravar síndrome de Cushing, se deben evitar los glucocorticoides en pacientes con esta enfermedad.

Hay un efecto de mejora de corticosteroides en pacientes con hipotiroidismo.

Metabolismo y nutrición: Los corticosteroides, incluida la metilprednisolona, pueden aumentar la glucosa sanguínea, empeorar la diabetes preexistente y predisponer a diabetes mellitus a los pacientes bajo tratamiento prolongado con corticosteroides.

Psiquiátrico: Pueden aparecer trastornos psiquiátricos cuando se usan corticosteroides, variando de euforia, insomnio, cambios de humor, cambios de personalidad y depresión severa para las manifestaciones psicóticas de Frank. También, se pueden agravar por los corticosteroides las tendencias psicóticas o inestabilidades emocionales existentes.

Pueden ocurrir potenciales reacciones psiquiátricas severas con esteroides sistémicos (ver Trastornos psiquiátricos). Los síntomas emergen típicamente a los pocos días o semanas del inicio del tratamiento. Las reacciones más severas de recuperación son después de la reducción de la dosis o el retiro del fármaco, aunque puede ser necesario tratamiento específico. Se señalaron efectos psicológicos con el retiro de corticosteroides; la frecuencia es desconocida. Los pacientes/cuidadores deben buscar atención médica si se desarrollan síntomas psicológicos en el paciente, especialmente para depresión o si se sospecha de ideación suicida. Los pacientes/cuidadores deben estar alerta sobre posibles desórdenes psiquiátricos que puedan ocurrir durante o inmediatamente después de la disminución/retiro de los esteroides sistémicos.

En pacientes con terapia corticosteroide sometidos a estrés inusual, está indicado el incremento de dosis de corticosteroides de acción rápida antes, durante y después de situaciones de estrés.

Sistema nervioso: Se deben usar corticosteroides con precaución en pacientes con trastornos de ataques.

Se deben usar corticosteroides con precaución en pacientes con miastenia gravis.

Ocular: Se deben usar corticosteroides con precaución en pacientes con herpes simplex ocular por posible perforación corneal.

El uso prolongado de corticosteroides puede producir cataratas sub-capsulares posteriores y cataratas nucleares (particularmente en niños), exoftalmos, o incrementos en la presión intraocular, que puede resultar en glaucoma con posible daño a los nervios ópticos. El establecimiento de infecciones secundarias virales y fúngicas también se puede incrementar en pacientes que reciben glucocorticoides.

Cardiaco: Los corticosteroides sistémicos deben ser usados con precaución, y solo si es estrictamente necesario, en casos de insuficiencia cardiaca congestiva.

Vascular: Los corticosteroides se deben usar con precaución en pacientes con hipertensión.

Gastrointestinal: No hay acuerdo universal con respecto a si los corticosteroides por sí mismos son responsables por úlceras pépticas encontradas durante la terapia; sin embargo, la terapia con glucocorticoides puede ocultar los síntomas de úlcera péptica; por lo tanto pueden ocurrir perforaciones o hemorragia sin dolor significativo.

Los corticosteroides deben ser usados con precaución en colitis ulcerativa no específica si hay una posibilidad de perforación inminente, absceso u otra infección piogénica, diverticulitis, anastomosis intestinal reciente o úlcera péptica latente o activa.

Hepatobiliar: Hay un efecto mejorado de los corticosteroides en pacientes con cirrosis.

Músculo esquelético: Se reportó miopatía aguda con el uso de dosis elevadas de corticosteroides, ocurre con mayor frecuencia en pacientes con trastornos de transmisión neuromuscular (p. ej., miastenia gravis), o en pacientes con terapia concomitante con anticolinérgicos, como p. ej., fármacos de bloqueo neuromuscular (p. ej., pancuronio). Esta miopatía aguda es generalizada, puede involucrar los músculos ocular y respiratorio, y puede resultar en cuadriparesia. Pueden ocurrir elevaciones de creatinina quinasa. La mejora o recuperación clínica después de dejar el tratamiento con corticosteroides puede requerir de semanas a años.

La osteoporosis es común pero en pocos casos tuvo efectos adversos reconocidos asociados con el uso a largo plazo de grandes dosis de glucocorticoide.

Renal y urinario: Los corticosteroides deben ser usados con precaución en pacientes con insuficiencia renal.

Investigaciones: Dosis promedio y grandes dosis de hidrocortisona o cortisona pueden causar elevación de presión arterial, sal y retención de líquido e incremento de excreción de potasio. Es menos probable que ocurran estos efectos con los derivados sintéticos excepto cuando se usan en grandes dosis. Puede ser necesario la restricción de sal y suplementos de potasio. Todos los corticosteroides incrementan la excreción de calcio.

Lesión, envenenamiento y complicaciones de procedimiento: No se deben usar dosis elevadas de corticosteroides sistémicos para el tratamiento de lesión traumática en el cerebro.

Otros: Debido a que las complicaciones del tratamiento con glucocorticoides dependen del tamaño de la dosis y la duración del tratamiento, se debe decidir según el riesgo/beneficio de cada caso en particular así como la dosis y duración del tratamiento, también en cuanto a si se debe usar terapia diaria o intermitente.

Se debe emplear la dosis más baja posible de corticosteroides para controlar la condición en tratamiento y cuando la reducción de la dosis sea posible, esta debe ser gradual.

Uso en niños: Se debe observar con cuidado el crecimiento y desarrollo de infantes y niños en la terapia prolongada de corticosteroides.

El crecimiento puede ser suprimido en niños que reciben terapia glucocorticoide de dosis dividida, diariamente a largo plazo y el uso de este régimen se debe restringir a las indicaciones más urgentes. La terapia de glucocorticoide de día alterno evita o minimiza usualmente este efecto secundario. (Ver Posología y método de administración, terapia de día alterno).

Carcinogénesis, mutagénesis, deterioro de la fertilidad: No hay evidencia que indique carcinogenicidad, mutagenicidad o deterioro de la fertilidad por los corticosteroides.




PRESENTACIONES

MEDROL® 4 mg tabletas: Caja por 30 y 50 tabletas (Reg. San. No. INVIMA 2009 M-002141-R3).

MEDROL® 16 mg tabletas: Caja por 14 tabletas (Reg. San. No. INVIMA 2004M-005568-R2).

Es posible que la información de prescripción de este producto haya sido revisada y actualizada después de la fecha de impresión del PLM 2014. Para obtener información más actualizada comuníquese con la Dirección Médica de Pfizer Teléfono: (1) 6002300 Ext. 2509 Bogotá-Colombia.

Fecha de CDS que reemplaza: 14 de septiembre de 2010.

Fecha efectiva del CDS: 10 de febrero del 2011.

Versión CDS: 5.0.




PROPIEDADES FARMACOCINÉTICAS: Independiente de la vía de administración, la farmacocinética de la metilprednisolona es lineal.

La biodisponibilidad absoluta de la metilprednisolona en personas normales sanas generalmente es alta (82% a 89%) después de la administración oral. La metilprednisolona se absorbe rápidamente y la concentración plasmática máxima de metilprednisolona se alcanza aproximadamente a las 1,5 a 2,3 horas después de la administración oral en adultos sanos normales.

La metilprednisolona se distribuye ampliamente en los tejidos, cruza la barrera hematoencefálica y se distribuye en la leche materna. La unión a las proteínas plasmáticas de la metilprednisolona en humanos es aproximadamente 77%.

En los humanos, la metilprednisolona se metaboliza en el hígado a metabolitos inactivos; los principales son 20a-hidroximetilprednisolona y 20ß-hidroximetilprednisolona. El metabolismo en el hígado ocurre principalmente a través de la enzima CYP3A4. (Para una lista de interacciones medicamentosas basadas en el metabolismo mediado por CYP3A4, (ver Interacciones con otros medicamentos y otras formas de interacción).

La semivida de eliminación media para metilprednisolona total se encuentra en el rango de 1,8 a 5,2 horas.

La metilprednisolona, igual que muchos sustratos de CYP3A4, puede también ser sustrato de la proteína transportadora de casetes de unión al ATP (ABC) p glicoproteína que influye sobre la distribución en el tejido y las interacciones con otros medicamentos.

No son necesarios ajustes a la dosis en caso de insuficiencia renal. La metilprednisolona es hemodializable.




SOBREDOSIS: No hay síndrome clínico de sobredosis aguda con corticosteroides. Los reportes de toxicidad aguda y/o muerte después de la sobredosis por corticosteroides son raros. En el caso de sobredosis, no hay antídoto específico disponible; el tratamiento es de soporte y sintomático. La metilprednisolona es dializable.