MODURETIC

Solución

(AMILORIDA HIDROCLOROTIAZIDA )

Tiazidas y análogos solos (C3A3) Fuera de uso; puede reusarse a partir de 2014. (C3A6)

Moduretic.png
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
CONTRAINDICACIONES
DESCRIPCIÓN
EFECTOS ADVERSOS
INDICACIONES
INTERACCIONES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
PRESENTACIÓN
SOBREDOSIFICACIÓN

DOSIS Y ADMINISTRACIÓN

Consideraciones generales sobre la dosificación: MODURETIC® está disponible para uso oral en tabletas.

Hipertensión arterial: La dosis usual es una tableta de MODURETIC® dado una vez al día o en varias dosis. Algunos pacientes pueden necesitar solamente una tableta de MODURETIC® de media concentración una vez al día (equivalente a media tableta de MODURETIC®).

Edema de origen cardiaco: Se puede iniciar la administración de MODURETIC® con una tableta al día. Esta dosificación se puede aumentar si es necesario, pero no debe exceder a las 2 tabletas diarias. La dosificación óptima está determinada por la respuesta diurética y por la concentración sérica de potasio. Una vez que la diuresis inicial se ha alcanzado, se debe tratar de reducir la dosificación para el tratamiento de mantenimiento. La terapia de mantenimiento se debe realizar de manera intermitente.

Cirrosis hepática con ascitis (ver Precauciones): El tratamiento debe ser iniciado con una dosis baja de MODURETIC® (una tableta una vez al día). Si es necesario, se puede aumentar gradualmente la dosificación hasta obtener una diuresis eficaz. La dosis no debe exceder las 2 tabletas diarias.

Las dosis de mantenimiento pueden ser menores que las requeridas para iniciar la diuresis; por lo tanto, se debe intentar reducir la dosis diaria una vez que se haya estabilizado el peso del paciente. En los pacientes cirróticos es especialmente deseable la reducción gradual del peso corporal, para disminuir la posibilidad de reacciones desfavorables relacionadas con el tratamiento diurético.




CONTRAINDICACIONES

• Hiperpotasemia (definida como > 5.5 mEq/l).

• Administración concomitante de otros medicamentos ahorradores de potasio o de suplementos de potasio (ver Precauciones).

• Insuficiencia renal (anuria, insuficiencia renal aguda, enfermedad renal progresiva severa, nefropatía diabética; ver Precauciones).

• Hipersensibilidad a cualquiera de los componentes de este producto o a otros fármacos derivados de las sulfonamidas.




DESCRIPCIÓN: MODURETIC® (hidroclorotiazida y clorhidrato de amilorida, MSD) es un diurético/antihipertensivo que combina la potente acción natriurética de la hidroclorotiazida con la propiedad conservadora de potasio del clorhidrato de amilorida.

MODURETIC® proporciona actividad diurética y antihipertensiva (debida principalmente al componente hidroclorotiazida), mientras actúa a partir del componente amilorida en la prevención de la pérdida excesiva de potasio que puede ocurrir en los pacientes que reciben un diurético tiazídico. Debido a su componente amilorida, la excreción urinaria de magnesio también es menor con MODURETIC® que con un diurético tiazídico o del asa empleado solo.

La leve acción diurética y antihipertensiva del clorhidrato de amilorida se suman a la actividad natriurética, diurética y antihipertensiva de la tiazida, al mismo tiempo que minimizan la pérdida de potasio y de bicarbonato y disminuye las probabilidades de un desequilibrio ácido-básico.

La acción diurética de MODURETIC® se inicia en las dos horas siguientes a su administración y se mantiene durante 24 horas aproximadamente.

Hidroclorotiazida: La hidroclorotiazida es un diurético y antihipertensivo eficaz administrado por vía oral.

Tras su administración por vía oral, la hidroclorotiazida inicia su acción en dos horas y alcanza su efecto máximo en unas cuatro horas. Su efecto diurético persiste durante 6 a 12 horas aproximadamente. La hidroclorotiazida no afecta la presión arterial normal.

Clorhidrato de amilorida: El clorhidrato de amilorida es un fármaco conservador de potasio que tiene leve actividad natriurética, diurética y antihipertensiva. Su aplicación principal es conservar el potasio en pacientes que están recibiendo agentes diuréticos en los cuales la pérdida excesiva de potasio ocurre o se espera que ocurra.

Generalmente, el clorhidrato de amilorida empieza a actuar en las dos horas siguientes a su administración por vía oral. Su efecto sobre la excreción de electrólitos es máximo seis a diez horas después de la administración, y dura alrededor de 24 horas. Alcanza su concentración plasmática máxima en tres a cuatro horas, y su semivida plasmática varía entre seis y nueve horas.




EFECTOS COLATERALES: MODURETIC® suele ser bien tolerado. Aunque se han observado con relativa frecuencia efectos colaterales leves, los efectos colaterales importantes han sido poco frecuentes.

Los efectos colaterales encontrados con MODURETIC® han sido generalmente los relacionados con la diuresis, terapia tiazídica, o la enfermedad subyacente que está siendo tratada. Los ensayos clínicos no han demostrado que el riesgo de reacciones adversas sea mayor con la combinación de amilorida e hidroclorotiazida que el observado con cada uno de los componentes individuales.

Los siguientes efectos colaterales han sido reportados con MODURETIC®:

Generales

— Reacción anafiláctica.

— Cefalea**.

— Debilidad*.

— Fatiga.

— Malestar.

— Dolor de pecho.

— Dolor de espalda.

— Síncope.

Cardiovasculares

— Arritmia.

— Taquicardia.

— Intoxicación digitálica.

— Hipotensión ortostática.

— Angina de pecho.

Digestivos

— Náusea/anorexia*.

— Vómito.

— Diarrea.

— Estreñimiento.

— Dolor abdominal.

— Hemorragia gastrointestinal.

— Trastornos del apetito.

— Plenitud abdominal.

— Flatulencia.

— Sed.

— Hipo.

Metabólicos

— Aumento del potasio sérico a más de 5.5 mEq/L.

— Desequilibrio electrolítico.

— Hiponatremia (ver Precauciones).

— Gota.

— Deshidratación.

— Hiponatremia sintomática.

Cutáneos

— Rash*.

— Prurito.

— Enrojecimiento.

— Diaforesis.

Musculoesqueléticos

— Dolor en las piernas.

— Calambres musculares.

— Dolor articular.

Sistema nervioso

— Mareo*.

— Vértigo.

— Parestesias.

— Estupor.

Psiquiátricos

— Insomnio.

— Nerviosismo.

— Confusión mental.

— Depresión.

— Somnolencia.

Respiratorios

— Disnea.

Órganos de los sentidos

— Mal sabor de boca.

— Trastornos visuales.

— Congestión nasal.

Urogenitales

— Impotencia.

— Disuria.

— Nicturia.

— Incontinencia.

— Disfunción renal (incluyendo insuficiencia renal).

Otros efectos colaterales se han observado con los componentes individuales de MODURETIC®.




INDICACIONES: MODURETIC® está indicado en los casos en que se sospecha o se prevé una pérdida excesiva de potasio. Por su combinación de clorhidrato de amilorida e hidroclorotiazida, MODURETIC® minimiza la posibilidad del desarrollo de una excesiva pérdida de potasio en los pacientes sometidos a diuresis intensa por periodos prolongados. Por incluir el componente ahorrador de potasio clorhidrato de amilorida, MODURETIC® está especialmente indicado en aquellas condiciones en las que es particularmente importante el efecto positivo sobre el balance del potasio.

MODURETIC® se puede emplear solo o como coadyuvante de otros medicamentos antihipertensivos en enfermedades como

— Hipertensión arterial.

— Edema de origen cardiaco.

— Cirrosis hepática con ascitis y edema.




INTERACCIONES CON OTROS MEDICAMENTOS

Litio: En general no debe ser dado con diuréticos. Los agentes diuréticos reducen la depuración renal del litio y aumentan su riesgo de toxicidad. Antes de administrar un preparado de litio, consulte el inserto de estas preparaciones.

Agentes antiinflamatorios no–esteroidales incluyendo inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa 2 (COX–2): Los agentes antiinflamatorios no–esteroidales (AINEs) incluyendo los inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa 2 (COX–2), pueden reducir los efectos de los fármacos antihipertensivos, incluyendo los efectos diurético, natriurético y antihipertensivo de los diuréticos.

En algunos pacientes con función renal comprometida (p. ej., pacientes adultos mayores o pacientes con volumen–reducido, incluyendo aquellos en terapia diurética) quienes están siendo tratados con fármacos anti–inflamatorios no–esteroidales, incluyendo inhibidores selectivos de la ciclooxigenasa 2, la coadministración de antagonistas del receptor de angiotensina II o inhibidores de la ECA podría resultar en un mayor deterioro de la función renal, incluyendo una posible falla renal aguda. Estos efectos son usualmente reversibles. Por lo tanto, la combinación podría ser administrada con precaución en pacientes con función renal comprometida.

La administración concomitante de AINEs con agentes ahorradores de potasio, incluyendo clorhidrato de amilorida, podría causar hiperpotasemia, particularmente en adultos mayores. Por lo tanto, cuando clorhidrato de amilorida es usado de manera concomitante con AINEs, los niveles de potasio sérico deben ser cuidadosamente monitoreados.

Clorhidrato de amilorida: Cuando se administra clorhidrato de amilorida de manera concomitante con un inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina, un antagonista del receptor de la angiotensina II, ciclosporina o tacrolimus, puede aumentar el riesgo de hiperpotasemia. Por lo tanto, si está indicado el uso concomitante de esos dos medicamentos por haberse comprobado la existencia de hipopotasemia, se deben administrar con precaución y con monitoreo frecuente del potasio sérico.

Hidroclorotiazida: Cuando se administran los siguientes fármacos de manera concurrente podrían interactuar con los diuréticos tiazídicos.

Alcohol, barbitúricos o narcóticos: Puede ocurrir una potenciación de la hipotensión ortostática.

Fármacos antidiabéticos: (Agentes orales e insulina). Se requiere ajuste de la dosis del fármaco antidiabético.

Otros fármacos antihipertensivos: Efecto aditivo. El tratamiento diurético se debe interrumpir dos o tres días antes de iniciar la administración de un inhibidor de la enzima convertidora de la angiotensina, para reducir la probabilidad de hipotensión con la primera dosis del inhibidor.

Colestiramina y resinas de colestipol: La absorción de hidroclorotiazida es afectada con la presencia de resinas de intercambio aniónicas. Dosis únicas de colestiramina o resinas de colestipol ligan la hidroclorotiazida y reducen su absorción en el tracto gastrointestinal por encima del 85 y del 43 por ciento respectivamente.

Corticosteroides, ACTH: Puede aumentar el déficit de electrolitos en particular la hipopotasemia.

Aminas presoras (p. ej., norepinefrina): Puede disminuir la respuesta a las aminas presoras, pero no lo suficiente para impedir su uso.

Relajantes musculares no despolarizantes (p. ej., tubocurarina): Puede aumentar la sensibilidad al relajante muscular.

Interferencia de pruebas de laboratorio/fármaco: Debido a sus efectos sobre el metabolismo del calcio, las tiazidas pueden interferir las pruebas de la función paratiroidea (véase Precauciones).




PRECAUCIONES

Hiperpotasemia: Se ha observado hiperpotasemia (concentración sérica de potasio mayor a 5.5 mEq/l) en pacientes que recibieron clorhidrato de amilorida solo o coadministrado con otros fármacos diuréticos. La hiperpotasemia, ha sido observada particularmente en pacientes de edad avanzada y en pacientes hospitalizados con cirrosis hepática o edema cardiaco que tenían alteraciones renales comprobadas, estaban seriamente enfermos o recibían tratamiento diurético intenso. Estos pacientes deben ser monitoreados cuidadosamente para evidenciar signos clínicos, de laboratorio y electrocardiográficos de hiperpotasemia. Se han reportado algunas muertes en este grupo de pacientes.

No se debe administrar potasio adicional ya sea en forma de medicamento o como una dieta rica en potasio al mismo tiempo que MODURETIC®, excepto en casos de hipopotasemia intensa y/o refractaria. Si se administra potasio suplementario, se recomienda vigilar cuidadosamente la concentración sérica de potasio.

Tratamiento de la hiperpotasemia: Si aparece hiperpotasemia en un paciente que está tomando MODURETIC®, se debe suspender inmediatamente la administración del medicamento y, si es necesario, se deben tomar medidas activas para reducir la concentración de potasio en el plasma.

Deterioro de la función renal: Cuando la depuración de la creatinina disminuye hasta menos de 30 mL/min, los diuréticos tiazídicos son ineficaces.

Los pacientes con aumento en el nitrógeno ureico en sangre (BUN) superior a 30 mg/100 mL, con niveles de creatinina superiores a 1.5 mg/100 mL o con todos los valores ureicos en sangre superiores a 60 mg/100 mL, o con diabetes mellitus, no deben recibir MODURETIC® sin una vigilancia cuidadosa y frecuente de las concentraciones de electrolitos en el suero y de nitrógeno ureico en la sangre. En presencia de daño renal, la adición de un agente inhibidor de la excreción urinaria de potasio acentúa la retención de éste y puede provocar la rápida aparición de hiperpotasemia.

Desequilibrio electrolítico: Aunque la probabilidad de un desequilibrio electrolítico es menor con MODURETIC®, se debe vigilar cuidadosamente la aparición de signos de desequilibrio hídrico y electrolítico, como hiponatremia, alcalosis hipoclorémica, hipopotasemia e hipomagnesemia. Es particularmente importante hacer determinaciones de electrolitos en el suero y en la orina cuando el paciente vomita mucho o esté recibiendo líquidos por vía parenteral. Los síntomas y signos de aviso del desequilibrio hídrico y electrolítico incluyen sequedad de boca, sed, debilidad, letargo, somnolencia, inquietud, convulsiones, confusión, dolores o calambres musculares, fatiga muscular, hipotensión, oliguria, taquicardia y trastornos gastrointestinales como náusea y vómito.

Como cualquier otro diurético potente, la hidroclorotiazida puede provocar hipopotasemia, especialmente si la diuresis es brusca, cuando el tratamiento es prolongado, o cuando el paciente tiene cirrosis intensa. La hipopotasemia puede favorecer o exagerar la respuesta del corazón a los efectos tóxicos de la digital (p. ej., aumento de la irritabilidad ventricular).

La hiponatremia inducida por diuréticos suele ser leve y asintomática. En unos cuantos pacientes la hiponatremia puede llegar a ser severa y sintomática. En tales pacientes se requiere atención inmediata y tratamiento apropiado.

Las tiazidas pueden disminuir la excreción urinaria de calcio. Las tiazidas pueden causar aumentos intermitentes y ligeros del calcio sérico en ausencia de trastornos manifiestos del metabolismo del calcio. Las tiazidas se deben discontinuar antes de realizar pruebas de la función paratiroidea.

Azotemia: La hidroclorotiazida puede precipitar o aumentar una azotemia. Efectos acumulativos del fármaco pueden desarrollarse en pacientes con deterioro de la función renal. Si durante el tratamiento de una enfermedad renal aumentan la azotemia y la oliguria, se debe suspender la administración del diurético.

Enfermedad hepática: Las tiazidas se deben usar con precaución en pacientes con deterioro de la función hepática o enfermedad hepática progresiva, pues alteraciones pequeñas del equilibrio hídrico y electrolítico pueden precipitar un coma hepático.

Trastornos metabólicos: En algunos pacientes bajo tratamiento con tiazidas puede ocurrir hiperuricemia o precipitarse gota.

Las tiazidas pueden alterar la tolerancia a la glucosa. El ajuste de la dosis de agentes antidiabéticos, incluyendo la insulina, puede ser requerido.

El aumento del colesterol y de los triglicéridos puede estar asociado a la terapia con diuréticos tiazídicos.

Para reducir el riesgo de hiperpotasemia en pacientes diabéticos o sospechosos de serlo, antes de iniciar el tratamiento con MODURETIC® se debe conocer el estado de la función renal. La administración de MODURETIC® se debe suspender por lo menos tres días antes de realizar una prueba de tolerancia a la glucosa.

Se debe tener precaución al administrar medicamentos ahorradores de potasio a enfermos graves que pueden presentar acidosis respiratoria o metabólica, como los que padecen enfermedades cardiopulmonares o diabetes inadecuadamente controlada. Las variaciones del balance ácido-básico alteran el balance extracelular/intracelular del potasio, y el desarrollo de una acidosis puede acompañarse de un rápido aumento de la concentración sérica de potasio.

Reacciones de sensibilidad: Se ha informado que el uso de tiazidas puede exacerbar o activar el lupus eritematoso sistémico.

Uso en el embarazo: El uso rutinario de diuréticos en mujeres embarazadas sanas con o sin edema leve no está recomendado y expone a la madre y al feto a un riesgo innecesario. Los diuréticos no previenen el desarrollo de la toxemia del embarazo, y no hay pruebas satisfactorias de que sean útiles en el tratamiento de ésta.

Las tiazidas atraviesan la barrera placentaria y aparecen en la sangre del cordón umbilical. Por lo tanto, el empleo de MODURETIC® cuando exista o se sospeche la presencia de embarazo requiere que los beneficios del fármaco sopesen los posibles riesgos para el feto. Estos riesgos incluyen ictericia fetal o neonatal, trombocitopenia y, posiblemente, otras reacciones adversas que han ocurrido en adultos.

Madres lactantes: Las tiazidas aparecen en la leche materna. Si se considera indispensable administrar el medicamento el paciente debe dejar de amamantar.

Uso en niños: No se ha determinado el empleo de clorhidrato de amilorida en niños, por lo que no se recomienda administrar MODURETIC® a pacientes de edad pediátrica.




PRESENTACIONES: MODURETIC® está disponible en tabletas.

MODURETIC® tabletas: Cada tableta contiene 5 mg de clorhidrato de amilorida y 50 mg de hidroclorotiazida. Caja con 30 tabletas (Reg. San. INVIMA 2010 M-014693-R1).

®Marca Registrada de Merck & CO., Inc, Whitehouse Station, New Jersey, USA.

IPC-MK0870A-MF-102009.




SOBREDOSIS: No se encuentran disponibles datos con respecto a la sobredosis en humanos. El LD50 oral del fármaco combinado es 189 y 422 mg/kg para ratones y ratas femeninos, respectivamente.

No se conoce si el fármaco es dializable.

No se encuentra disponible información sobre el tratamiento en caso de sobredosis con MODURETIC®, y no está disponible un antídoto específico. El tratamiento es sintomático y de apoyo. La terapia con MODURETIC® debe ser descontinuada y el paciente debe ser estrechamente monitoreado. Entre las medidas sugeridas se encuentra la inducción de la emesis y/o lavado gástrico.

Clorhidrato de amilorida: No se encuentran disponibles datos con respecto a la sobredosis en humanos.

El LD50 oral del clorhidrato de amilorida (calculado como base) es 56 mg/kg en ratones y 36 a 85 mg/kg en ratas, dependiendo de la cepa.

Los signos y síntomas esperados más comunes en caso de sobredosis son la deshidratación y el desequilibrio de electrolitos. Si ocurre hiperpotasemia, se deben tomar medias activas para reducir los niveles de potasio sérico.

Hidroclorotiazida: El LD50 oral de la hidroclorotiazida es mayor que 10.0 g/kg tanto en ratones como en ratas.

Los signos y síntomas observados más comunes son aquellos causados por el déficit de electrolitos (hipopotasemia, hipocloremia, hiponatremia) y deshidratación resultante de la diuresis excesiva. Si la digitalis ha sido administrada, la hipopotasemia podría acentuar las arritmias cardiacas.