SINOGAN

Gotas

(LEVOMEPROMAZINA )

Antipsicóticos convencionales (N5A9)

SINOGAN.png
ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
ALMACENAMIENTO
COMPOSICIÓN
CONTRAINDICACIONES
EFECTO EN LA CAPACIDAD PARA CONDUCIR Y UTILIZAR MÁQUINAS
EFECTOS ADVERSOS
EMBARAZO Y LACTANCIA
FARMACOCINÉTICA Y FARMACODINAMIA
INDICACIONES
INTERACCIONES
PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS
PRESENTACIÓN
PROPIEDADES FARMACÉUTICAS
SOBREDOSIFICACIÓN

POSOLOGÍA Y MODO DE ADMINISTRACIÓN: La posología mínima eficaz siempre será investigada. El tratamiento se iniciará con una dosis baja, que luego se aumentará progresivamente.

Tableta y solución bebible: La dosis diaria se deberá tomar por la noche al momento de acostarse, o repartida en 3 tomas con las comidas.

Tableta de 25 mg y de 100 mg y Solución bebible al 4%

Adultos

Vía oral: La posología es de 25 a 200 mg/día.

En algunos casos excepcionales, la dosis se podrá aumentar hasta 400 mg/día máximo.




CONDICIONES DE CONSERVACIÓN

Consérvese a temperatura inferior a 25 °C.




COMPOSICIÓN

Tabletas:

Por tableta

Levomepromazina (DCI)

25 mg

En forma de maleato ácido: 33,8 mg/tableta

Levomepromazina (DCI)

100 mg

Bajo forma maleato ácido: 135 mg/tableta

Gotas (Solución bebible) al 4%:

Por gota

Levomepromazina (DCI)

1 mg

En forma de clorhidrato: 1,11 mg/gota




CONTRAINDICACIONES

• Hipersensibilidad a la levomepromazina, a las fenotiazinas o a alguno de los demás componentes.

• Riesgo de glaucoma de ángulo cerrado.

• Riesgo de retención urinaria relacionada con problemas uretrales o prostáticos.

• Antecedente de agranulocitosis.

• Dopaminérgicos no antiparkisonianos (carbegolina, quinagolida): Ver Interacciones.

• Depresión central o coma particularmente causada por alcohol, barbitúricos y otros depresores del SNC.




CONDUCCIÓN DE VEHÍCULOS Y OPERACIÓN DE MAQUINARIA

Hay que advertir principalmente a los conductores de vehículos y operadores de maquinaria sobre los riesgos de somnolencia relacionados con este medicamento, principalmente al comienzo del tratamiento.




EFECTOS INDESEABLES (REACCIONES ADVERSAS)

En dosis bajas

Problemas neurovegetativos

• Hipotensión ortostática.

• Efectos anticolinérgicos como resequedad de la boca, estreñimiento, incluso íleo paralítico, problemas de acomodación, riesgo de retención urinaria: Ver Advertencias/Precauciones de uso.

Problemas neuropsíquicos

• Sedación o somnolencia, más acentuada al comienzo del tratamiento.

• Indiferencia, reacciones de ansiedad, variación del estado de ánimo.

En dosis más elevadas

Problemas neuropsíquicos

• Disquinesias precoces (tortícolis espasmódica, crisis oculógiras, trismus).

• Síndrome extrapiramidal.

• Aquinético con o sin hipertonía, y que cede parcialmente a los antiparkisonianos anticolinérgicos.

• Hiperquinético-hipertónico, excitomotor.

• Acatisia.

• Disquinesias tardías, que se presentan principalmente cuando la terapia es prolongada. Estas disquinesias tardías sobrevienen a veces cuando se suspende el neuroléptico y desaparecen cuando se vuelven a iniciar o con el aumento de la dosis.

• Los antiparkinsonianos anticolinérgicos no tienen acción ni pueden provocar una agravación.

Problemas neurovegetativos

• Efecto anticolinérgico: Se han reportado unos pocos casos de enterocolitis necrotizante potencialmente mortal (ver Advertencias/Precauciones de uso).

Problemas endocrinos y metabólicos

• Hiperprolactinemia: Amenorrea, galactorrea, ginecomastia, disfunción eréctil, frigidez.

• Disregulación térmica.

• Aumento de peso.

• Hiperglucemia, alteración de la tolerancia a la glucosa (ver Precauciones).

Raras veces y dependiente de la dosis

Problemas cardiacos

• Prolongación del intervalo QT.

• Se ha informado de unos pocos casos de torsades de pointes.

Más raros y no dependientes de la dosis

Problemas cutáneos

• Reacciones cutáneas alérgicas.

• Fotosensibilidad.

Problemas hematológicos

• Agranulocitosis excepcional: Se recomiendan practicar controles regulares del cuadro hemático.

• Leucopenia.

Problemas oftalmológicos

• Depósitos oscuros en el segmento anterior del ojo debido a la acumulación del producto, en general sin reducción de la visión.

Otros problemas observados

• Se ha informado de unos muy pocos casos de enterocolitis necrotizante, que puede ser mortal en pacientes tratados con levomepromazina. También se ha informado de unos pocos casos de priapismo.

• Positividad de los anticuerpos antinucleares sin lupus eritematoso clínico,

• Síndrome neuroléptico maligno (ver Advertencias/Precauciones de uso).

• Posibilidad de ictericia colestática.

• Se han producido informes aislados de muertes súbitas con posibles causas de origen cardiaco (véase Advertencias), así como casos de muerte súbita inexplicada, en pacientes que reciben fenotiazinas neurolépticas.

• Se ha informado de casos de tromboembolismo venoso algunas veces mortal en pacientes que reciben medicamentos antipsicóticos. Por esto, el SINOGAN® debe ser utilizado con precaución en pacientes que tienen factores de riesgo de tromboembolismo (ver Advertencias).

• Intolerancia a la glucosa, hiperglucemia (ver Precauciones).




EMBARAZO Y LACTANCIA

Embarazo: El mantenimiento de un buen equilibrio psíquico de la madre es aconsejable durante todo el embarazo con el fin de evitar la descompensación. Si es necesario tomar medicamentos para asegurar este equilibrio, se debe iniciar o proseguir en la dosis eficaz durante todo el embarazo.

El análisis de los embarazos expuestos no ha revelado ningún efecto de malformación particular de la levomepromazina.

Los neurolépticos inyectables utilizados en situaciones de emergencia pueden provocar hipotensión en la madre.

Los siguientes efectos han sido reportados (en estudios de vigilancia posterior al mercadeo) en neonatos expuestos durante el tercer trimestre de embarazo

— Grados variados de alteraciones respiratorias que varían desde taquipnea hasta insuficiencia respiratoria, bradicardia e hipotonía, con mayor frecuencia cuando se administran conjuntamente otros medicamentos como psicotrópicos y antimuscarínicos.

— Signos relacionados con los propiedades atropínicas de las fenotiazinas como íleo meconial, retraso del tránsito del meconio, dificultades iniciales para la alimentación, distensión abdominal y taquicardia.

— Trastornos neurológicos como síntomas extrapiramidales que incluyen temblor e hipertonía, somnolencia, agitación. Se recomienda realizar el seguimiento y tratamiento adecuados del neonato nacido de una mujer que recibe SINOGAN®.

En consecuencia, la utilización de la levomepromazina puede considerarse cualquiera sea el término del embarazo. La vigilancia del recién nacido tendrá en cuenta los efectos mencionados antes.

La solución bebible que contiene alcohol no se aconseja en mujeres embarazadas. Se recomienda utilizar cualquier otra forma farmacéutica que no contenga alcohol.

Lactancia: Como no se tienen datos sobre el paso del medicamento a la leche materna, no se aconseja usar este medicamento durante la lactancia.




FARMACODINAMIA

Antipsicótico (código ATC: N05AA02; N: Sistema nervioso central).

Los antipsicóticos neurolépticos poseen propiedades antidopaminérgicas que son responsables

• Del efecto antipsicótico investigado en terapéutica,

• De los efectos secundarios (síndrome extrapiramidal, disquinesias, hiperprolactinemia).

En el caso de la levomepromazina, esta actividad antidopaminérgica es de importancia mediana: La actividad antipsicótica es débil; los efectos extrapiramidales son muy moderados.

La molécula posee también propiedades antihistamínicas (que dan origen a la sedación, en general investigada en clínica), adrenolíticas y anticolinérgicas acentuadas.




INDICACIONES

Tabletas de 25 mg y de 100 mg y solución bebible al 4%:

Neuroléptico

Adultos

• Estados psicóticos agudos.

• Estados psicóticos crónicos (esquizofrenia, delirios crónicos no esquizofrénicos: Delirios paranoicos, psicosis alucinatorias crónicas).

• En asociación con un antidepresivo, tratamiento de corta duración de ciertas formas severas de episodio depresivo mayor. Esta asociación solamente se puede hacer durante el periodo inicial del tratamiento, o sea durante 4 o 6 semanas.




INTERACCIONES

Interacciones medicamentosas

Metabolismo del citocromo P-450 2D6: La levomepromazina y sus metabolitos no hidroxilados son inhibidores del citocromo P-450 2D6.

La coadministración de levomepromazina y drogas que son metabolizadas principalmente por el sistema de las enzimas del citocromo P-450 2D6 puede dar lugar a un incremento de las concentraciones plasmáticas de estas drogas.

Medicamentos que reducen el umbral de las convulsiones: La utilización concomitante de medicamentos proconvulsivos, o que bajan el umbral de las convulsiones, deberá ponderarse cuidadosamente en razón de la gravedad del riesgo en que se incurre.

Estos medicamentos están representados principalmente por la mayor parte de los antidepresivos (imipramínicos, inhibidores selectivos de la reabsorción de la serotonina), los neurolépticos (fenotiazinas y butirofenonas), la cloroquina, la mefloquina, el bupropion, tramadol.

Medicamentos atropínicos: Tener en cuenta el hecho de que las sustancias atropínicas pueden sumar sus efectos indeseables y provocar más fácilmente retención urinaria, aumento agudo del glaucoma, estreñimiento, resequedad de la boca, etc.

Los diversos medicamentos atropínicos están representados por los antidepresivos imipramínicos, la mayor parte de los antihistamínicos H1 atropínicos, los antiparkinsonianos anticolinérgicos, los antiespasmódicos atropínicos, la disopiramida, los neurolépticos fenotiacínicos, así como la clozapina.

Medicamentos sedantes: Es preciso tener en cuenta el hecho de que numerosos medicamentos o sustancias pueden potenciar sus efectos depresivos sobre el sistema nervioso central y contribuir a disminuir la atención.

Se trata de los derivados morfínicos (analgésicos, antitusivos, y tratamientos de sustitución), neurolépticos, barbitúricos, benzodiazepinas, ansiolíticos diferentes a las benzodiazepinas (por ejemplo el meprobamato), hipnóticos, antidepresivos sedantes (amitriptilina, doxepina, mianserina, mirtazapina, imipramina), antihistamínicos H1 sedantes, antihipertensivos centrales, baclofeno y talidomida.

Medicamentos susceptibles de causar torsades de pointes: Este problema del ritmo cardiaco grave puede ser provocado por varios medicamentos, antiarrítmicos o no.

La hipocalemia (ver Medicamentos que causan hipocalemia) es un factor de riesgo, lo mismo que la bradicardia (ver Medicamentos que causan bradicardia) o una prolongación preexistente del intervalo QT, congénito o adquirido.

Los medicamentos en cuestión son principalmente los antiarrítmicos de clases I y IIII, ciertos neurolépticos.

En lo que se refiere a la eritromicina, la espiramicina y la vincamina, solo las formas administradas por vía intravenosa son susceptibles de esta interacción.

La utilización de un medicamento causante de torsades de pointes con otro medicamento que tiene el mismo efecto está contraindicada por regla general.

Sin embargo, la metadona así como ciertas subclases son la excepción a esta regla

• Los antiparasitarios (halofantrina, lumefantrina, pentamidina, solamente son desaconsejables con otros causantes de torsades de pointes.

• Los neurolépticos susceptibles de causar torsades de pointes son igualmente desaconsejables, y contraindicados con otros agentes causantes de torsades de pointes.

Medicamentos contraindicados: Ver contraindicaciones.

• Dopaminérgicos no antiparkinsonianos (cabergolina, quinagolida): Antagonismo recíproco del antagonismo dopaminérgico y de los neurolépticos.

Medicamentos no aconsejados

Ver Advertencias/Precauciones de uso

• Otros medicamentos susceptibles de causar torsades de pointes (antiarrítmicos de clase I a [quinidina, hidroquinidina, disopiramida] y de clase III [amiodarona, sotalol, dofetilida y butilida], y otros medicamentos tales como bepridil, cisaprida, difenamil, eritromicina IV, moxifloxacina, espiramicina IV: Riesgo de aumento de problemas del ritmo ventricular, principalmente torsades de pointes.

• Otros neurolépticos susceptibles de dar torsades de pointes (amilsuprida, clorpromazina, ciamemazina, droperidol, flufenazina, propericiazina, haloperidol, pimozida, pipamperona, pipotiazina, sertindol, sulpirida, sultoprida, tiaprida): Aumento del riesgo de problemas del ritmo ventricular, principalmente torsades de pointes.

• Antiparasitarios susceptibles de dar torsades de pointes (halofantrina, lumefrantina, pentamidina): Mayor riesgo de problemas del ritmo ventricular, principalmente torsades de pointes. Si es posible, se debe interrumpir el azol antimicótico. Si no se puede evitar la asociación, hay que hacer el control previo del QT y vigilancia del EKG.

• Consumo de alcohol: El alcohol aumenta el efecto sedante de los neurolépticos. La alteración de la atención puede hacer peligrosa la conducción de vehículos y la operación de máquinas. Se debe evitar la ingestión de bebidas alcohólicas y medicamentos que contengan alcohol.

• Levodopa: Antagonismo recíproco de la levodopa y de los neurolépticos. En el paciente con enfermedad de Parkinson se deben utilizar las dosis mínimas eficaces de cada uno de los dos medicamentos.

• Antiparkisionianos dopaminérgicos (amantadina, apomorfina, bromocriptina, entacapona, lisurita, pergolida, pirivedil, pramipexol, ropinirol, selegilina) en el paciente con enfermedad de Parkinson: Antagonismo recíproco del dopaminérgico y los neurolépticos. El dopaminérgico puede provocar o agravar los problemas sicóticos. En caso de necesidad de un tratamiento con neurolépticos en el paciente con enfermedad de Parkinson tratado con dopaminérgicos, estos últimos deben disminuirse progresivamente hasta la suspensión (su suspensión abrupta expone a un riesgo de síndrome neuroléptico maligno).

• Metadona: Aumento del riesgo de problemas del ritmo ventricular principalmente de torsades de pointes.

Medicamentos que requieren precauciones de uso

• Betabloqueadores en insuficiencia cardiaca (bisoprolol, carvedilol, metoprolol, nebivolol): Aumento del riesgo de problemas del ritmo ventricular, principalmente torsades de pointes. Además, efecto vasodilatador y riesgo de hipotensión, principalmente ortostática (efecto aditivo). Vigilancia clínica y electrocardiográfica.

• Agentes que causan bradicardia (principalmente antiarrítmicos de clase I a, betabloqueadores, ciertos antiarrítmicos de clase III, ciertos antagonistas del calcio, digitálicos, pilocarpina, anticolinesterásicos): Aumento del riesgo de problemas del ritmo ventricular, principalmente torsades de pointes. Vigilancia clínica y electrocardiográfica.

• Agentes que causan hipocalemia (diuréticos que causan hipocalemia, solos o asociados, laxantes estimulantes, glucocorticoides, tetracosactida y anfotericina B por vía IV): Aumento del riesgo de problemas del ritmo ventricular principalmente torsades de pointes. Corregir la hipocalemia antes de administrar el producto y realizar una vigilancia clínica, electrolítica y electrocardiográfica.

• Tópicos gastrointestinales, antiácidos y carbón (para las tabletas y la solución bebible): Disminución de la absorción digestiva de los neurolépticos fenotiacínicos. Tomar los tópicos gastrointestinales, los antiácidos, o el carbón distanciados de los neurolépticos fenotiazínicos (más de 2 horas, si es posible).

Tener en cuenta:

• Antihipertensivos: Aumento de riesgo de hipotensión, principalmente ortostática.

• Betabloqueadores (salvo el esmolol y el sotalol y los betabloqueadores utilizados en la insuficiencia cardiaca): Efecto vasodilatador y riesgo de hipotensión hipostática (efecto aditivo).

• Derivados nitrados y similares: Riesgos mayores de hipotensión, principalmente ortostática.




ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES DE USO

Advertencias:

• Todo paciente debe ser informado de que la aparición de fiebre, angina u otra infección, hace necesario consultar al médico tratante y controlar el hemograma inmediatamente. En caso de modificación franca de este último (leucocitosis, neutropenia), se debe interrumpir la administración de este tratamiento.

• Síndrome neuroléptico maligno: En caso de hipertermia inexplicable, es necesario suspender el tratamiento, porque este signo puede ser uno de los elementos del síndrome neuroléptico maligno descrito con los neurolépticos (palidez, hipertermia, alteraciones vegetativas, alteración de la conciencia, rigidez muscular).

Los signos de disfunción vegetativa, tales como sudoración e inestabilidad de la presión arterial, pueden preceder a la aparición de la hipertermia y constituir, por tanto, signos precoces del síndrome. Aunque este efecto de los neurolépticos puede tener un origen idiosincrático, parece haber algunos factores de riesgo predisponentes como, por ejemplo deshidratación o síndromes cerebrales orgánicos.

• Prolongación del intervalo QT: Las fenotiazinas neurolépticas pueden potenciar la prolongación del intervalo QT, la cual acrecienta el riesgo de aparición de arritmias ventriculares serias del tipo torsades de pointes, las cuales pueden causar la muerte (muerte súbita). La prolongación del intervalo QT resulta exacerbada, en particular, en presencia de bradicardia, hipocalemia y prolongación congénita o adquirida (es decir, inducida por drogas) del intervalo QT. Si la situación clínica lo permite, se deben realizar evaluaciones médicas y de laboratorio a fin de descartar posibles factores de riesgo antes de iniciar el tratamiento con un neuroléptico y según se considere necesario durante el tratamiento (ver Reacciones adversas).

• Accidente cerebrovascular: En estudios clínicos aleatorizados controlados con placebo llevados a cabo en una población de pacientes ancianos con demencia y tratados son ciertos agentes antipsicóticos atípicos, se ha observado un aumento de tres veces en el riesgo de eventos cerebrovasculares. Se desconoce el mecanismo de dicho riesgo. No es posible descartar un aumento del riesgo con otros agentes antipsicóticos en otras poblaciones de pacientes. SINOGAN® deberá ser usado con precaución en pacientes que tienen factores de riesgo de accidente cerebrovascular.

• Pacientes ancianos con demencia: Los pacientes ancianos con psicosis relacionada con demencia tratados con medicamentos antipsicóticos tienen un aumento del riesgo de muerte. En el análisis de diecisiete estudios controlados con placebo (duración modal de 10 semanas), la mayoría de pacientes que recibían medicamentos antipsicóticos atípicos revelaron un riesgo de muerte, en pacientes tratados con medicamentos de entre 1,6 y 1,7 veces el riesgo de muerte con relación a los pacientes tratados con placebo. En el curso de un estudio típico comparativo de 10 semanas, la tasa de muerte en pacientes tratados con medicamentos fue de alrededor de 4,5%, comparado con una tasa de alrededor de 2,6% en el grupo de placebo. Aunque las causas de muerte en estudios clínicos con antipsicóticos atípicos fueron variadas, la mayoría de muertes parecieron ser de origen cardiovascular (p. ej., falla cardiaca, muerte súbita) o infeccioso (p. ej., neumonía). Los estudios observacionales sugieren que, igual que sucede con los medicamentos antipsicóticos atípicos, el tratamiento con antipsicóticos convencionales puede incrementar la mortalidad.

No es claro hasta qué punto el aumento de la mortalidad de los estudios observacionales puede ser atribuido a los medicamentos antipsicóticos en comparación con una o más características de los pacientes.

• Tromboembolismo venoso: Se ha informado de casos de tromboembolismo venoso, algunas veces mortal, con medicamentos antipsicóticos. Por esto, SINOGAN® debe ser utilizado con precaución en pacientes que tienen factores de riesgo de tromboembolismo (ver Reacciones adversas).

• Salvo en situaciones excepcionales, este medicamento no se debe utilizar en caso de enfermedad de Parkinson.

• La presencia de íleo paralítico, que se puede sospechar en caso de distensión y dolor abdominal, impone una actuación de emergencia.

• No se aconseja tomar este medicamento en asociación con alcohol, levodopa, medicamentos antiparkisonianos dopaminérgicos, antiparasitarios susceptibles de producir torsades de pointes, metadona, otros neurolépticos y medicamentos susceptibles de causar torsades de pointes (ver Interacciones).

• Tabletas: En razón de la presencia de lactosa, este medicamento está contraindicado en caso de galactosemia congénita, síndrome de malabsorción de glucosa y de galactosa, o déficit de lactasa.

Este medicamento se puede administrar en caso de enfermedad celiaca.

• Solución bebible: En razón de la presencia de sacarosa, este medicamento está contraindicado en caso de la intolerancia a la fructosa, síndrome de malabsorción de glucosa y de galactosa, o déficit de sacarasa-isomaltasa.

Precauciones de uso

• La supervisión del tratamiento con levomepromazina se debe reforzar

— en los epilépticos en razón de la posibilidad de reducción del umbral de las convulsiones. La ocurrencia de crisis convulsivas impone la suspensión del tratamiento;

— En el sujeto anciano que presenta:

• Una sensibilidad mayor a la hipotensión ortostática, a la sedación y a los efectos extrapiramidales.

• Un estreñimiento crónico (riesgo de íleo paralítico).

• Una eventual hipertrofia prostática.

— En los sujetos portadores de ciertas afecciones cardiovasculares, en razón de los efectos quinidínicos, taquicardizantes e hipotensores de esta clase de productos;

— en caso de insuficiencia hepática y/o renal grave, en razón del riego de acumulación.

• Precaución en pacientes con arteriosclerosis, enfermedades cardiovasculares o hepáticas, feocromocitoma, taquicardia, insuficiencia cardiaca, epilepsia o parkinsonismo. No debe administrarse de forma concomitante con medicamentos que produzcan leucopenia. Precaución en pacientes en riesgo de retención urinaria debida a problemas uretrales o prostáticos y con riesgo de glaucoma de ángulo cerrado.

• Se ha informado de hiperglucemia o intolerancia a la glucosa en pacientes tratados con SINOGAN®. Los pacientes con un diagnóstico establecido de diabetes mellitus o con factores de riesgo de diabetes que vayan a ser tratados con SINOGAN® deben tener una vigilancia adecuada de la glucemia durante el tratamiento (ver Reacciones adversas).

• Solución bebible: Este medicamento contiene 16% de volumen de etanol (alcohol), es decir hasta 97 mg por dosis de 40 gotas de solución (correspondiente a 40 mg del principio activo), lo que es equivalente a 3,2 mL de cerveza, 1,33 mL de vino por dosis.

La utilización de este medicamento es peligrosa en los sujetos alcohólicos y debe tenerse en cuenta en las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, y en los grupos de alto riesgo como los que tienen insuficiencia hepática o los epilépticos.




PRESENTACIONES

Tabletas por 100 mg: Estuche por 100 tabletas (Reg. San. No. INVIMA 2012M-0000829-R1).

Tabletas por 25 mg: Estuche por 20 tabletas (Reg. San. No. INVIMA 2011M-0000364-R1).

Solución bebible-gotas: Estuche por un frasco con 20 mL (Reg. San. No. INVIMA 2011M-0000678-R1).

Versión actualizada con base en GLUV 7 del 13 de Julio 2011 - Revisión Octubre 2011

Reemplaza versión de VIDAL 2009 +GLUs-LRC2002-2009.




FARMACOCINÉTICA

• Las concentraciones séricas máximas se alcanzan en promedio alrededor de 1 a 3 horas después de una dosis oral, y 30 a 90 minutos después de una inyección intramuscular.

• La biodisponibilidad es de 50%.

• La vida media de la levomepromazina es variable según el sujeto (15 a 80 horas).

• Los metabolitos de la levomepromazina son derivados sulfóxidos y un derivado desmetilado activo.

• La eliminación es urinaria y fecal.




SOBREDOSIS

Síndrome parkisoniano grave, coma.

Tratamiento sintomático, vigilancia respiratoria y cardiaca continua (riesgo de prolongación del intervalo QT), que debe proseguirse hasta el restablecimiento del paciente (ver Advertencias/Precauciones de uso).