SULFATO FERROSO ECAR

Grageas

(FERROSO, SULFATO )

Hierro solo (B3A1)

ADMINISTRACIÓN Y POSOLOGÍA
COMPOSICIÓN
CONTRAINDICACIONES
DESCRIPCIÓN
INDICACIONES
PRESENTACIÓN

DOSIFICACIÓN: La dosis usual para el tratamiento de la anemia ferropénica es de 200 mg de SULFATO FERROSO al día (2 a 3 mg/kg). Los niños que pesan 15 a 30 kg pueden tomar 50% de la dosis promedio para adultos, si bien los preescolares y lactantes pueden tolerar dosis relativamente grandes, por ejemplo, 5 mg/kg. La dosis utilizada es un término medio práctico entre el efecto terapéutico deseado y los efectos tóxicos. Cuando el objetivo es prevenir la ferropenia en embarazadas, por ejemplo, dosis de 15 a 30 mg de hierro al día resultan suficientes para satisfacer la ración diaria recomendada de 3 a 6 mg durante los últimos dos trimestres. El SULFATO FERROSO no debe tomarse a la misma hora que los antiácidos ya que éstos reducen su absorción. Las tasas altas y sostenidas de producción de eritrocitos requieren un aporte ininterrumpido del SULFATO FERROSO, por esto, las dosis deben darse a intervalos regulares, para conservar una concentración alta en el plasma. Personas con dieta inadecuada pueden requerir tratamiento continuo con dosis bajas.

En sujetos con hemorragia continua, está claramente indicado el tratamiento a largo plazo y en dosis altas. El tratamiento por vía oral debe iniciarse siempre con una dosis pequeña para demostrar que no hay signos o síntomas de intolerancia y después aumentar gradualmente la dosificación hasta el nivel deseado.




COMPOSICIÓN

Cada GRAGEA contiene sulfato ferroso 225 mg equivalentes a 200 mg de sulfato ferroso anhidro (65 mg de hierro elemental).




CONTRAINDICACIONES: Ulcera péptica, anastomosis gastrointestinal. No son recomendables las megadosis de hierro porque cuando se ingiere en grandes cantidades, puede depositarse en los tejidos y producir luego efectos secundarios indeseables. Si se padece talasemia o la enfermedad de las células falciformes, o la enfermedad sanguínea llamada hemocromatosis, no se debe tomar sulfato ferroso, porque estas afecciones provocan un exceso de hierro. Son efectos secundarios de la administración oral de SULFATO FERROSO pirosis, náuseas, molestias en la parte alta del estómago, estreñimiento y diarrea. El sulfato ferroso puede dar resultados falsos negativos en la prueba de glucosa oxidasa.




DESCRIPCIÓN: El hierro es un metal pesado; en el organismo forma parte de la hemoglobina, de la mioglobina, de enzimas, citocromos, depósitos de hierro y ferritina.




INDICACIONES: Son muy frecuentes las deficiencias de hierro en general, en las mujeres que menstrúan y en la mayoría de las embarazadas, así como también ocurre en millones de hombres. El SULFATO FERROSO por vía oral es el más económico de los preparados de hierro y el más adecuado para tratar la deficiencia de dicho elemento (anemia ferropénica o la anemia más grave microcítica, hipocrómica, característica). El uso profiláctico por vía oral se reserva para pacientes de alto riesgo (ellas son: embarazadas, mujeres con pérdida excesiva de sangre menstrual y lactantes). Se deben tomar suplementos de hierro si se reciben medicamentos como Neomicina o si se ingiere alcohol.




PRESENTACIÓN: Blíster por 10 grageas, caja plegadiza por 300, 250, 100, 50, 30 grageas. Frasco plástico por 100, 50 y 30 grageas (Reg. San. No. INVIMA M-001785-R3), presentación unidosis.